El ensayo clínico aleatorizado incluyó 52 ojos de 52 pacientes de moscas volantes (36 casos y 16 controles) pertenecientes a 35 mujeres y 17 hombres, 51 blancos y un asiático. Todos ellos se sometieron a una vitreólisis con láser YAG o a una simulación de intervención con láser.

Pasados 6 meses desde la operación los autores midieron del 0 al 100% los cambios subjetivos de la visión mediante una puntuación de perturbación visual de 10 puntos, una escala cualitativa de 5 niveles y el cuestionario de funcionalidad visual VFQ-25, del National Eye Institute. Por otro lado, los cambios objetivos se midieron mediante la agudeza visual mejor corregida por grado de retinopatía y fotografías de fondo de ojo.

Así, el grupo de vitreólisis con láser YAG reportó una mejoría sintomática del 54% en comparación con el 9% de los controles, mientras su puntuación de la perturbación visual mejoró en 3,2 puntos sobre el 0,1 del grupo de simulación. El 53% de los pacientes tratados experimentaron una mejora de los síntomas, en la visión general y en la capacidad independencia, algo que no sucedió en ninguno de los sujetos del grupo placebo.