Es la conclusión a la que han llegado los investigadores principales, Yan Liu y Xuemin Li, tras analizar y clasificar, de acuerdo con las directrices de Reino unido, las fotografías de fondo de ojo que se realizaron a todos los sujetos con una cámara de retina no midriática y no estereoscópica. Tras el estudio, los autores hallaron que 4.591 pacientes padecían RD y 1.769 se encontraban en situación de alto riesgo de ceguera, con una prevalencia del 34,08% y el 13,13% respectivamente.

Tal como publica el British Medical Journal, los autores pudieron observar que los pacientes mayores de 65 años mostraban menos riesgo de padecer RD o RD con riesgo de ceguera, si bien no se producían diferencias en función del sexo. Por otro lado, concluyen, la prevalencia de la patología resultó ser mayor en la región sur del país. Así mismo, el predominio de RD se relacionó estrechamente con la duración de la diabetes y la edad del sujeto al inicio de la misma.

“Parece que la prevalencia de retinopatía diabética es un poco alta en 6 provincias de China continental y que varía según el área”, concluyen los autores, quienes señalan que, aunque la retinopatía diabética no proliferativa es más común, la RD con riesgo de pérdida de visión requiere una mayor atención sanitaria. En definitiva, “este estudio destaca la necesidad urgente de detección exhaustiva y un tratamiento oportuno”.