lentillas de colores

El uso de lentillas de colores en carnaval dispara las infecciones en la córnea. Por esta razón, los oftalmólogos recomiendan prudencia al utilizar estas lentes de contacto cosméticas, que se ha puesto de moda en los últimos años. El hecho de que el usuario haga un uso esporádico de estas lentes dispara el riesgo y las complicaciones como consecuencia de la mala utilización de las mismas.

Las lentes de contacto requieren de una serie de cuidados que el usuario de las lentillas por motivos de visión conoce y respeta, dado que conoce los riesgos de no hacerlo. Suponen un gran avance y ayudan a millones de personas en su vida diaria. Sin embargo, sus ventajas no pueden hacer olvidar los cuidados que se deben aplicar al utilizarlas y los riesgos que entrañan.

Problemas que generan las lentillas

En este sentido, la doctora Bárbara Berastegui del Instituto Clínico Quirúrgico de Oftalmología advierte de que las lentillas causan alteraciones en la lágrima y con los años se puede desarrollar un ojo seco”. Además, recuerda que el uso de lentillas es la causa más frecuente de infecciones en la córnea en el mundo occidental y estas infecciones pueden ser muy graves. A su juicio, gestos como bañarse o ducharse con las lentes de contacto puestas, dormir con ellas, usar agua para limpiarlas o guardarlas, utilizar durante demasiado tiempo el estuche portalentillas o usar lentes de contacto caducadas, puede resultar muy peligroso.

Es habitual que los usuarios de estas lentas conozcan estos 5 errores que, por el contrario, el usuario esporádico desconoce. A ello se une el hecho de que muchos de esos usuarios las adquieren por internet sin el consejo de un profesional. Para Berastegui “las lentes cosméticas exigen el mismo nivel de atención y consideración que las lentes de contacto. Es debido a que se puede causar un daño ocular permanente por su mal uso o un mal mantenimiento”.

Asimismo, la especialista recuerda que cualquier lente de contacto es un dispositivo que “necesita receta médica”. También requiere un ajuste e indicaciones adecuadas por parte de un profesional del cuidado de la vista. A juicio de la doctora Bárbara Berastegui del Instituto Clínico Quirúrgico de Oftalmología, el problema es que “hay quien las vende y quien las usa como si fueran cosméticos y no lo son”.

Errores que se deben evitar

La oftalmóloga recuerda que se debe evitar dormir con las lentes de contacto puestas. Además, destaca que al dormir con las lentes de contacto, se multiplica el efecto barrera que ocasiona la lentilla y en el mejor de los casos el paciente “solo sufrirá algo de irritación y un cierto malestar al levantarse por la mañana”. En el peor de los casos, “puede provocar una infección grave”, advierte.

También recuerda que no hay que ducharse con las lentillas. La doctora señala que el agua contiene un microorganismo que si alcanza a los ojos podría llegar a causar una infección o incluso producir ceguera. “Las bacterias que viven de forma natural y que no presentan riesgo para el ojo sirven como fuente de alimento para el microorganismo presente en el agua, lo que la permite vivir el tiempo necesario para infectar el ojo”, explica la especialista.

Además, recuerda que es un error limpiar las lentes de contacto con agua. Incide en que el agua del grifo es lo suficientemente pura para beber, sin embargo, no es estéril. Por esta razón, limpiar las lentes de contacto con agua del grifo podría ser incluso más peligroso que nadar con ellas. “El microorganismo que está presente en lagos, piscinas también lo está en el agua del grifo, por lo que limpiar las lentillas con esta agua es una ventana abierta a que se produzca una infección”, reconoce.