El departamento de Oftalmología de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) ha desarrollado una cápsula implantable capaz de liberar fármacos antiglaucoma en el ojo, de forma controlada y progresiva. El dispositivo biodegradable, de unos 3 milímetros cuadrados, ha sido ensayado en cepas de conejos normotensos.

Según los datos que recoge el Journal of Controlled Release, cerca de 60 millones de personas en todo el mundo padecen glaucoma, cuyo tratamiento estándar es a base de gotas medicamentosas. El gran problema de esta terapia, según la doctora Tejal A. Desai es que la responsabilidad recae sobre el paciente, generalmente de edad avanzada.

En este sentido, la autora enumera problemas como el olvido de las dosis o la dificultad de que la gota impacte en el punto adecuado. Como alternativa, la cápsula desarrollada por la UCSF se introduciría en el ojo del paciente mediante una mínima incisión y liberaría la droga durante más de 6 meses. Desai y su equipo analizaron la farmacocinética y la eficacia terapéutica a largo plazo en ojos de conejo.

Los dispositivos de administración intracameral se cargaron con DE-117 que fue liberado progresivamente a lo largo de 23 días. Tal como aseguran los autores, la concentración del agente hipotensor y su forma activa hidrolizada (hDE-117) permanecieron en el humor acuoso y el tejido diana (iris y ciliar) hasta 24 semanas. Puesto que las complicaciones detectadas fueron menores, el siguiente paso será el ensayo del fármaco implantable en pacientes humanos de glaucoma.