La prueba DEM (Developmental Eye Movement) es una prueba clínica eficaz para valorar el rendimiento del seguimiento sacádico global en la población adulta con daño cerebral adquirido (DCA), según un estudio del Colegio Estatal de Optometría y el departamento de Rehabilitación de la Universidad de Nueva York.

En su estudio piloto, los autores Neera Kapoora, y Kenneth Joseph Ciuffreda trataron de determinar la utilidad de DEM para cuantificar clínicamente los efectos de la rehabilitación visual tras un DCA. Para ello, valoraron a 9 adultos con daño cerebral traumático leve y 5 adultos con ictus, tanto antes como después del programa de entrenamiento oculomotor.

Los ejercicios de rehabilitación consistían en una serie de movimientos sacádicos, de fijación, persecución o lectura simulada que debían realizarse a lo largo de 8 semanas (9,6 horas en total). La medida del resultado clínico con DEM se llevó a cabo antes del entrenamiento de rehabilitación, justo en el punto medio del mismo e inmediatamente después. Según el parámetro de ratio DEM, se encontraron mejoras en entre el 80 y el 89% de los sujetos con DCA; mientras que, para el parámetro de error, se encontraron mejoras en el 100%.

“El protocolo incorporó un diseño cruzado, con y sin adición de retroalimentación auditiva en relación a la posición bidimensional de los ojos”, explican los autores. La incorporación de este componente reveló una tendencia hacia la mejora del rendimiento. “El estudio demuestra mejoras considerables de las puntuaciones DEM tras la terapia de rehabilitación oculomotora, lo que refleja una mayor optimización y precisión del seguimiento sacádico tras la terapia”, concluye Kapoora, quien defiende “considerar la DEM para el seguimiento de la población adulta con DCA”.