ThermaEye es una terapia eficaz y segura para tratar el ojo seco, un síndrome que provoca molestias y visión borrosa en la población afectada, que a menudo no está diagnosticada. Así lo ha demostrado el Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Dexeus de Barcelona, que ha realizado un estudio para evaluar una tecnología que permite realizar un tratamiento con luz pulsada intensa ultraregulada (IURPL).

“El 60% de la población que sufre el síndrome de ojo seco, no está diagnosticado, ya que hay poco conocimiento sobre la enfermedad y sobre sus posibles complicaciones”, ha explicado el jefe del servicio, Carlos Vergés, que también dirige la clínica Área Oftalmológica Avanzada.

De acuerdo con el experto, el síndrome de ojo seco es la segunda causa de absentismo laboral en Estados Unidos, donde se estima que el 70% de los casos de fracaso de la cirugía de cataratas o de las cirugías refractivas (miopía, astigmatismo e hipermetropía) está relacionado con dicho síndrome. Este se caracteriza por el descenso en la secreción de lágrima basal, con la consecuencia sequedad de las mucosas oculares.

La sequedad vinculada al ojo seco puede acompañarse alteraciones en las glándulas de Meibomio, que se localizan en los párpados y cuya función es mantener lubricada y protegida la superficie ocular. Cuando falla el funcionamiento de estas células, como ocurre en el ojo seco, la película protectora del ojo se rompe poco después de que el ojo se abra, dejando expuestas la córnea, la conjuntiva y las terminaciones nerviosas al roce con el párpado y al aire; esto da lugar a inflamación.

El ojo seco puede estar causado por factores externos e internos, como:

  1. Polución.
  2. Sequedad ambiental.
  3. Uso prolongado de pantallas.
  4. Abuso de gotas.
  5. Alimentación.
  6. Edad.
  7. Desequilibrios hormonales.
  8. Uso de determinados medicamentos (antidepresivos, antialergénicos o anticonceptivos orales, entre otros).

“Desde hace años estamos trabajando en encontrar nuevas formas de diagnóstico y tratamiento de esta patología más allá del uso de lágrimas artificiales que abordan únicamente los síntomas”, ha comentado el especialista, que forma parte del equipo que ha desarrollado ThermaEye, una terapia basada en las técnicas de luz pulsada en se usan en Dermatología o Medicina Estética. Este tratamiento permite abordar el ojo seco de manera segura en pocos meses.

En concreto, ThermaEye se centra en la aplicación de series constantes de micropulsos de corta intensidad directamente en los párpados con el fin de mejorar la circulación de la zona, disminuir la inflamación, eliminar venas alteradas y activar las glándulas de Meibomio para hacer que las grasas que secretan sean de mayor calidad y permitan mantener la película lagrimal que protege la superficie del ojo.

Para evaluar la eficacia de ThermaEye, el equipo ha llevado a cabo un estudio con 82 pacientes afectados por el síndrome de ojo seco; recibieron 4 series de terapia con ThermaEye y se les realizó seguimiento durante un año. “Hemos visto mejoras en todos los indicadores analizados y que éstas se mantienen en el tiempo”, afirma el jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Dexeus, según el cual todos los pacientes dijeron sentir mejoría desde el primer mes de tratamiento.

“El interés por el ojo seco irá en aumento, ya que su diagnóstico y tratamiento antes de realizar una cirugía refractiva o de cataratas puede ser la clave para el éxito de la intervención, especialmente cuando implantamos lentes intraoculares multifocales”, ha añadido Vergés, que presentará el estudio de evaluación de ThermaEye en el marco del Congreso Mundial de Oftalmología que se celebra esta semana en Barcelona.

“Actualmente, además de nosotros, expertos internacionales de todo el mundo están utilizando la tecnología que hemos desarrollado en ThermaEye, ya con la certificación europea. Con los datos que se van recogiendo en los centros que se utiliza esta tecnología, esperamos que en breve podamos conseguir la aprobación del tratamiento en Estados Unidos y China”, ha concluido el experto.