Hasta efectuarse la concesión de la nueva sala, las 2.800 inyecciones intravítreas efectuadas en 2016 se administraron en los quirófanos de cirugía menor del Edificio de Consultas Externas. El tratamiento solo estaba disponible 2 días a la semana puesto que los espacios se compartían con otras unidades.

Con este argumento, y teniendo en cuenta que estas patologías requieren tratamiento de por vida, los especialistas de la unidad y los integrantes de la Asociación Mácula Retina de enfermos y familiares se reunieron para “buscar una alternativa que garantizase un tratamiento ágil y en un entorno adecuado”.

Según cuentan los implicados en una nota de prensa, actualmente el centro se encuentra en disposición de ofrecer un espacio “que garantiza la seguridad del paciente”. La sala limpia está equipada con una camilla sillón y una campana de flujo laminar para mantener el espacio libre de microorganismos y nanopartículas de polvo.

El equipo que trabajará en las nuevas instalaciones, integrado por 4 oftalmólogos y una enfermera, empezará a administrar, 3 veces por semana, fármacos antiangiogénicos para inhibir la formación de nuevos vasos sanguíneos o vasos anormales sangrantes y esteroides intravítreos, que liberan dexometasona y garantizan un efecto más duradero.

En los próximos meses, una vez amplíen la actividad al total de la semana y se incorporen nuevos profesionales, el equipo se plantea alcanzar las 528 inyecciones mensuales; unos 5.200 tratamientos al año.