Además, es una patología vinculada al envejecimiento poblacional, motivo por el que el aumento de la esperanza de vida ha incrementado también la prevalencia de la enfermedad. En España se estima que el 50% de los ciudadanos de entre 65 y 74 años tiene discapacidad visual, con un 70% entre aquellos que superan estas edades.

El objetivo del proyecto fue desarrollar un dispositivo que corrija la difusión que luz originada por el defecto del cristalino de la misma forma que se consigue con lentes que corrigen la miopía o el astigmatismo, así como evitar que tengan que someterse a una cirugía. Los resultados permitieron que más de una decena de pacientes pudieran obtener imágenes nítidas.

Este dispositivo usa una cámara de un único pixel, a diferencia de las cámaras convencionales que usan un sensor de 2 dimensiones con millones de píxeles. Para obtener esta nitidez, registraron los valores de la intensidad de la luz que llega a un pixel al proyectarse sobre la imagen diversos patrones que codifican la imagen.  

Este oftalmoscopio forma parte del proyecto Seeing through cataracts with advanced photonics (SEECAT) que ha sido financiado por el Consejo Europeo de Investigación (ERC) con 2,5 millones de euros. El estudio, en el que se publica el mecanismo funcional, se publica en la revista Optica, editada por la American Ophthalmological Society.