La Universidad de Alicante (UA) ha diseñado el primer cuestionario autoadministrado, validado científicamente a nivel mundial, para medir el síndrome visual informático. El test, elaborado por el departamento de Óptica, Farmacología y Anatomía del Grupo de Investigación en Salud Pública, estará disponible, en varios idiomas, la plataforma virtual BiblioPRO.

La herramienta, que mide la intensidad y frecuencia de aparición los síntomas mediante 16 cuestiones, ha sido validada por un comité de expertos en optometría y seguridad laboral. Además, antes de su aplicación en pacientes, el cuestionario ha superado distintas pruebas de análisis Rasch.

Uno de los retos el test de síndrome visual informático será recoger datos de prevalencia a partir de los cuales establecer medidas de prevención ya que, por ejemplo, aún se desconoce su posible relación con el aumento de la miopía o la prevalencia en las edades pediátrica y adolescente.

Según estimaciones, el síndrome visual informático afectaría hasta a un 71% de los profesionales de la administración pública alicantina; mientras, a nivel estatal, la VII Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo (ENCT 2011), señala que un 45% de los trabajadores emplea pantallas en su día a día.

“La exposición a pantallas de visualización de datos durante largos periodos conlleva esfuerzos visuales y cambios en la superficie ocular y la película lagrimal”, explican. A nivel europeo (EWCS 2010), más del 30% de la población empleada pasa toda su jornada laboral frente al ordenador.

“Como consecuencia de ello se presenta el conjunto de síntomas propios del síndrome visual informático: visión doble, borrosa o dificultad para enfocar”, advierten Ronda y Seguí. “Nos hemos adaptado a la revolución de las tecnologías, pero no tenemos datos clínicos sobre su impacto en la salud ocular”.