Los investigadores, pertenecientes al National Clinical Research Center of Cancer y el Hospital of Tianjin Medical University, reclutaron a 168 pacientes con cáncer de glotis en fase temprana que fueron estudiados entre octubre de 2007 y junio de 2015. 99 de estos pacientes con cáncer de glotis fueron sometidos a un tratamiento de ablación por radiofrecuencia y 71 recibieron la terapia de láser de CO2.

Durante la investigación, se registró tanto el tiempo de la operación como la puntuación obtenida en la escala de dolor que presentaron los pacientes 2 días después de la intervención. Una semana después se realizó una laringoscopia electrónica que se repitió pasados uno y 3 meses. Según los resultados, el tiempo de la intervención fue más corto cuando se empleó la ablación por radiofrecuencia que cuando se usó el láser de CO2.

En relación a la puntuación obtenida en la escala de dolor, no se apreciaron diferencias significativas entre la ablación por radiofrecuencia y el láser de CO2. Un mes después de la operación, la recuperación de la mucosa en el grupo al que se le aplicó la ablación por radiofrecuencia fue mejor que entre los pacientes a los que se intervino con el láser de CO2.

Los resultados tampoco mostraron diferencias en cuanto a la tasa de supervivencia a 3 años, ni en la tasa de recurrencia. Los investigadores confirmaron que ningún paciente tuvo que ser sometido a una traqueotomía ni presentaba síntomas de disnea, dolor severo, hemoptisis y otras complicaciones graves.

El estudio concluye que tanto la ablación por radiofrecuencia como el láser de CO2 son seguros y eficaces para el tratamiento del cáncer de glotis temprano. Sin embargo, los autores puntualizan que la ablación por radiofrecuencia tiene la ventaja de que la recuperación tanto de la voz como de la lesión mucosa sea más rápida.