Esta iniciativa cuenta con una inversión de 320 millones de euros y se extenderá a toda España después de que la Fundación Amancio Ortega haya alcanzado principios de acuerdo con los departamentos de salud de todas las autonomías. Los fondos se destinarán a la compra de equipos de acuerdo con las necesidades identificadas por los profesionales de los servicios de salud de cada comunidad autónoma.

Cada año se diagnostican en España más de 200.000 nuevos casos de cáncer, señala EFE, de los que, al menos, un 60% requiere tratamiento por radioterapia en algún momento de su evolución. La adquisición de equipamientos como la mamografía digital con tomosíntesis o los aceleradores lineales avanzados permite realizar diagnósticos más precisos y proporcionar a los pacientes más eficaces, menos agresivos y de menor duración.

La Fundación prevé formalizar en breve plazo la donación a los diferentes gobiernos autonómicos, dando paso a los procedimientos administrativos públicos para la adquisición de los equipos. En 2016, la entidad donó 40 millones de euros al Servicio Andaluz de Salud (SAS) para la adquisición de 25 aceleradores lineales, dos equipos de tomografía axial computerizada (TAC) y uno de radioterapia intraoperatoria, así como para financiar la construcción de los búnkeres para albergarlos y sus redes y sistemas de planificación.