Según informan desde la AECC, la incidencia aumenta a partir de los 35 años de edad, es 3 veces más frecuente a partir de los 50, y a los 55 se estabiliza. Durante los últimos años, sin embargo, ha sufrido un incremento muy parecido en todas las franjas de edad, no solo en las mujeres más jóvenes.

De cada 4 casos diagnosticados, solo un 4% presenta metástasis a la hora del diagnóstico, lo que se debe a los programas de detección precoz llevados a cabo en las distintas comunidades autónomas. Por suerte, este tipo de cáncer es uno de los que presenta mejor pronóstico y unos índices de supervivencia más elevados.

Llevamos tiempo recogiendo esa sensación generalizada de que cada vez hay más mujeres menores de 45 años con cáncer de mama y hoy, desde la AECC, hemos reunido a quienes nos pueden dar una respuesta”. Javier Cortés, miembro del Consejo Ejecutivo Nacional de la AECC.

Fernando López Verde, coordinador del Grupo de Trabajo de Cáncer de Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha declarado que hay ciertos condicionantes que pueden prevenir la enfermedad. Mantener un peso adecuado, llevar unos hábitos de vida saludable, no ser fumadora y evitar terapias hormonales sustitutivas son algunas de las claves que señala este doctor.