Estudios anteriores, e incluso recientes, han mostrado que la música puede tener efectos beneficiosos en personas con cáncer. Sin embargo, hasta el momento no se había estudio la relación entre el canto y la respuesta inmunológica. Para conocer el efecto en personas con capacidad para cantar durante largos periodos de tiempo, se escogieron a 193 participantes de 5 coros distintos.

Sin embargo, en la muestra no todos eran pacientes con cáncer, pues se quería conocer la relación entre los pacientes oncológicos (55 personas) y otras personas relacionadas con el cáncer pero que no lo padecieran como los cuidadores profesionales (72 personas) y cuidadores familiares (66 personas). Todos ellos cantaron durante 70 minutos entre ejercicios de calentamiento, aprendizaje de nuevas canciones y repetición de canciones ya aprendidas.

En general, en los 3 grupos se observó una disminución significativa en los niveles de cortisol además de un aumento en la actividad del receptor de citocinas (GM-CSF, IL17, IL2, IL4, TNF, sIL-2Ra y sTNFR1).  Además, el canto se asoció con reducciones en los niveles de beta-endorfinas y oxitocina.

Este estudio permite conocer la respuesta del sistema inmunológico tanto en personas sanas como en aquellas con cáncer. Para ampliar y mejorar el conocimiento sobre la respuesta inmunológica en pacientes oncológicos, el Royal College of Music busca voluntarios que quieran participar en los estudios e investigaciones que realizaran en los próximos dos años a través de su página web.