Según informa la agencia EFE, antes de que se desarrolle un tumor maligno, el sistema inmune trata de combatirlo generando determinados anticuerpos. Así, cuando las células sanas se van a transformar en tumorales, se altera la expresión de algunas proteínas. Esa alteración se puede iniciar antes de que se desarrolle la enfermedad y sea detectada.

“Nuestro sistema inmune produce los anticuerpos incluso 3 años antes de que se manifiesten los primeros síntomas”, explica Susana Campuzano, investigadora del departamento de Química Analítica de la UCM y coautora del trabajo en el que se ha desarrollado este nuevo biosensor.

Los científicos comprobaron su efectividad en muestras de suero de 4 pacientes con cáncer de colon y 2 con cáncer de ovario tratados en los hospitales universitarios Puerta de Hierro y La Paz, ambos en Madrid. Además, lo usaron para analizar sueros de 24 pacientes tratados en el Hospital Universitario Clínico San Carlos con elevada probabilidad de desarrollar tumores malignos en el colon por antecedentes familiares.

Con la ayuda del biosensor, los científicos determinaron los autoanticuerpos generados por los pacientes frente a la proteína p53, “conocida como el guardián del genoma ya que repara mutaciones del ADN evitando alteraciones en el ciclo celular y la aparición de tumores”, señala José Manuel Pingarrón, catedrático de la UCM y coautor del estudio.

Cuando p53 sufre una mutación y se multiplica sin control, el sistema inmune de entre un 10 y un 40% de los pacientes con cáncer produce anticuerpos contra ella, alertando de una posible transformación maligna. “La presencia de anticuerpos frente a la proteína p53 podría ser indicativa de la existencia de una enfermedad neoplásica ya iniciada o del riesgo de desarrollarla en un futuro próximo”, mantiene Rodrigo Barderas, del departamento de Bioquímica y Biología Molecular I de la UCM.

El biosensor demostró una sensibilidad 440 veces superior a la de otros dispositivos similares y una mejor discriminación entre muestras de suero positivas y negativas a anticuerpos frente a p53. El estudio destaca también la sencillez de manejo, portabilidad y, sobre todo, la rapidez del biosensor que realiza el ensayo: 6 horas frente a semanas o meses.

Además de servir como método de diagnóstico temprano, el biosensor se puede utilizar para seguir la evolución de la enfermedad en aquellos pacientes que presentan anticuerpos frente a p53, en biopsias líquidas.