Según informa la agencia EFE, el grupo de investigación está ultimando un programa de ejercicio físico para prevenir el cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas con obesidad. El objetivo de la investigación, realizada a través de un seguimiento de mujeres con un entrenamiento específico, es establecer si es más efectivo realizar ejercicios de resistencia, aeróbicos o una combinación de ambos.

David Valadés y Paola Gonzalo, investigadores y coordinadores del estudio, han señalado que el objetivo puede compararse a los protocolos de ejercicio recomendado a los deportistas de élite en las distintas modalidades de competición. “En el deporte de alto rendimiento, tras años de investigación, los entrenadores tienen claro qué tipo de entrenamiento es el adecuado para mejorar el rendimiento específico de sus atletas”.

Para seleccionar a las mujeres que participarían en este programa de ejercicio físico para prevenir el cáncer de mama la universidad ha contado con la colaboración de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital La Paz y el gimnasio Paidesport Center Torre Picasso. Juntos realizaron el seguimiento de su condición física y de diversos marcadores sanguíneos.

El programa de ejercicio físico para prevenir el cáncer de mama se desarrolló en 2 grupos de mujeres. Por un lado, una parte de las voluntarias realizó durante 12 semanas (3 sesiones por semana) una combinación de entrenamiento aeróbico y de fuerza, mientras que la otra parte del grupo no realizó ningún tipo de actividad física.

Está previsto que tras el verano continúe la investigación con la puesta en marcha de un protocolo de entrenamiento, con ejercicios exclusivamente aeróbicos y finalmente con ejercicios únicamente de resistencia para determinar la efectividad sobre los predictores de riesgo de cáncer de mama.