El Instituto Quirúrgico Lacy (IQL) ha superado este año el medio millar de cirugías transanales de cáncer de recto, superando así el número de intervenciones llevadas a cabo en EE. UU. y consolidándose como centro de referencia en transanal total mesorectal excision (TaTME) a nivel mundial. La técnica, desarrollada en 2011 por el doctor Antonio de Lacy, es actualmente una de las más avanzadas para el tratamiento mínimamente invasivo del cáncer de colon.

La extirpación del cáncer de recto mediante cirugía transanal no solo aumenta la probabilidad de supervivencia del enfermo; también reduce de forma significativa el trauma quirúrgico del paciente. La disminución de complicaciones e infecciones posquirúrgicas minimiza el tiempo de estancia en el hospital, de manera que el paciente puede reincorporarse rápidamente a su rutina.

Entre las ventajas de la cirugía transanal, los expertos destacan la estética, ya que este tipo de extirpación de cáncer de recto no deja una cicatriz tan visible. Con esta técnica la colostomía no suele ser necesaria, aun así, esta sería reversible en más del 99% de los casos tras un periodo de entre 3 y 6 meses. Estas características hacen de la cirugía transanal “una técnica apta tanto para la enfermedad benigna como maligna”, sentencia el IQL en una nota de prensa.

La TaTME garantiza menores tiempos quirúrgicos y evita la cirugía abierta convencional. Además, “el análisis microscópico de tumores extirpados mediante cirugía transanal ha demostrado excelentes resultados, con especímenes completos y márgenes libres de tumor, lo que disminuye al mínimo el riesgo de recidivas”, destacan. Respecto a la morbimortalidad, los cirujanos aseguran que los resultados de la cirugía transanal son comparables con el abordaje clásico del cáncer de recto.