Este ensayo del manejo del cáncer de vejiga, llamado MAJA, ha demostrado que una nueva terapia de mantenimiento de quimioterapia y viniflunina obtuvo una mediana de supervivencia sin progresión de 2 meses. Este estudio evidenció un control de la enfermedad más prolongado que en los pacientes que habían recibido tratamiento de primera línea, según informan desde HM Hospitales en nota de prensa.

El doctor García-Donas aseguró que este ensayo es el primero que ha demostrado que administrar una terapia tras la primera respuesta a la quimioterapia en el cáncer de vejiga en etapa avanzada, podía mejorar la situación de los pacientes. También insistió en que suponía un hito en manejo del cáncer de vejiga porque ensayos anteriores no habían resultado exitosos.

“Serán necesarios trabajos adicionales para confirmar este resultado y poder estimar su impacto en la práctica asistencial”, puntualizó el investigador.

El manejo del cáncer de vejiga no tenía avances de interés desde hacía 10 años. Esta investigación, que se ha desarrollado en un entorno colaborativo nacional e internacional, ha sido muy bien reconocida por el comité editorial de The Lancet, como quiso dejar constancia el doctor García-Donas.

Este nuevo ensayo proporciona una mediana de supervivencia sin progresión que se ha conseguido por la combinación de quimioterapia y viniflunina. Además, consigue que se amplíen las perspectivas para todos aquellos pacientes que necesitan un manejo del cáncer de vejiga, aunque se necesite confirmar los resultados en otro ensayo fase III.