Durante su ponencia, la científica ha proporcionado una visión general sobre las diversas opciones farmacológicas que se centran en atacar al cáncer aprovechando el sistema inmunológico. Asimismo, Elisa Giovannetti ha descrito los mecanismos por los cuales la quimioterapia puede incrementar la inmunidad frente al cáncer y ha introducido el concepto de inmunoterapia y sus mecanismos de acción, especialmente, en los tumores con baja inmunogenicidad.  

Así, ha destacado las diversas terapias dirigidas al ciclo inmunológico contra el cáncer. Entre ellas, la quimioterapia, la radioterapia, las vacunas, el interferón alfa, la terapia anti-CD40, los agonistas de los receptores TLR (Toll-like), las terapias anti CTLA4, anti CD137, anti CD27, las terapias centradas en IL-2 e IL12, la infiltración de células T en los tumores (Anti-VEGF) y el reconocimiento del cáncer a través de células T (Terapia CAR).

Grandes logros desde el año 2010

Elisa Giovannetti ha diferenciado entre aquellas inmunoterapias activas (como la transferencia adoptiva de linfocitos T, conocida como terapia CAR) y aquellas pasivas (como las vacunas de células dendríticas, las vacunas de proteínas y péptidos o los virus oncolíticos). La inmunoterapia ha evolucionado desde sus inicios en 2010. La investigadora ha recordado el lanzamiento de sipuleucel-t y las terapias posteriores, como ipilomumab, pembrolizumab, t-vec, blinatumomab y nivolumab.

Recientemente, se han desarrollado otras, si bien no han sido aprobadas, tal y como recuerda, Elisa Giovannetti, tal es el caso de atezolizumab, las células CART (reciente) y durvalumab. La investigadora ha realizado un análisis comparativo sobre los efectos que tienen ciertas terapias en el sistema inmunológico, como la doxorubicina, la ciclofosfamida, la gemcitabina y el oxaliplatino, y las capacidades de cada uno para inducir la muerte de las células cancerosas.

Todavía queda mucho por hacer

La científica holandesa ha explicado la necesidad de investigar sobre nuevos biomarcadores para anticipar la reacción que el paciente tendrá al recibir diversos tratamientos y mejorar así la elección entre un tipo u otro de fármaco. En esta misma línea, se han destacado los beneficios de otras opciones terapéuticas, de la mano de Marzia del Re, investigadora en el University Hospital de Pisa, en Italia.

Del Re ha explicado las propiedades inmunomoduladores de los fármacos citotóxicos y la necesidad de realizar estudios que evalúen la eficacia de la combinación de la inmunoterapia y la quimioterapia en la eliminación de los tumores sólidos. La evidencia científica realizada hasta el momento sugiere que utilizar ambas terapias puede potenciar los efectos de las 2, con resultados que de manera independiente no se lograrían. Sin embargo, advierte de las posibles toxicidades sinérgicas. De ahí, la importancia de ampliar los estudios.