El doctor Andrew Clamp, miembro del Christie NHS Foundation Trust y de la Universidad de Manchester, comunicó que los resultados del ensayo ICON8 demuestran que, pese a que se tolere bien, la planificación semanal para conseguir la intensificación de la dosis de paclitaxel como parte del tratamiento de primera línea del cáncer de ovario epitelial no extiende la supervivencia libre de progresión en esta población. Esta es la causa, según se desprende de la ponencia, por la que no se recomiende como tratamiento estándar para atender a la población.

Las recomendaciones son contradictorias cuando los hallazgos de ensayo ICON8 contrastan con las de otro estudio, el JGOG3016, previamente analizado en pacientes japoneses con cáncer de ovario que tuvieron un incremento relevante de la supervivencia libre de progresión mediana (PFS) y de la supervivencia global (OS) en aquellos pacientes tratados paclitaxel semanal comparado con el programa estándar de 3 semanas.

Leve aumento de la toxicidad

Para contrastar un efecto similar del paclitaxel semanal, el ensayo ICON8 asignó al azar 1.566 pacientes la mayor parte europeos para darles 6 ciclos de quimioterapia estándar de 3 semanas (AUC 5/6-paclitaxel de carboplatino 175 mg/mq, brazo 1) para compararla con los 2 regímenes que incorporaban paclitaxel una sola vez por semana (AUC 5/6 + paclitaxel carboplatino 80 mg/mq semanal, sección 2 y AUC2 + paclitaxel carboplatino 80 mg/mq semanal, brazo 3).

Los pacientes que participaron en el ensayo ICON8, lo hicieron tras una cirugía inmediata, o fueron sometidos a quimioterapia neoadyuvante con una cirugía primaria programada retrasada. En el estudio realizado no se encontró beneficio para ninguno de los regímenes de una vez a la semana, según se expuso en  ESMO 2017. En cuanto a toxicidad se refiere, hubo un leve incremento en la toxicidad del grado 3-4 en los brazos 2 y 3, comparados con el 1, y este aumento se debió a la toxicidad hematológica no complicada.

La doctora Domenica Lorusso, de la Fundación IRCCS Instituto Nacional del Cáncer de Milán, responsable de la investigación de tumores ginecológicos en la ESMO 2017, comunicó que el carboplatino-paclitaxel cada 3 semanas era el tratamiento de primera línea estándar en el cáncer de ovario, algo que no se había modificado en la población caucásica, al menos, en 20 años.

Lorusso manifestó que el éxito con la dosificación semanal en la población japonesa se debía a diferencias genéticas. En la 5.ª Conferencia de Consenso Ovárico de Tokio, se prevé discutir sobre el tratamiento de cáncer de ovario de primera línea que incorporan carboplatino-paclitaxel cada 3 semanas (como mínimo en las poblaciones japonesas).