Según ha informado la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, este estudio surge de la necesidad de determinar las causas de la alta variabilidad existente en los resultados de efectividad y seguridad de la quimioterapia. En ese sentido, hay investigaciones que evidencian la relación entre ciertas variantes genéticas que afectan a la eliminación de la quimioterapia y el desarrollo de toxicidad al tratamiento.

Identificar de manera precoz estas alteraciones posibilita la dosificación guiada de forma individual, lo cual podría reducir de forma significativa la incidencia de eventos adversos en esta población de pacientes.

La propuesta del grupo de investigación del hospital sevillano consiste en determinar las variantes genéticas en el gen de la principal enzima implicada en la eliminación de este tipo de quimioterapia. Con la intención de garantizar la seguridad del paciente, dicha determinación se llevará a cabo en todos los casos como paso previo al inicio de tratamiento con quimioterapia.

Entre los objetivos secundarios del estudio están la identificación de la incidencia de estas alteraciones en la población de referencia del área hospitalaria Virgen Macarena y la determinación del coste-efectividad de esta nueva determinación genética. En opinión de los investigadores, este tipo de análisis constituirá una herramienta de utilidad en la individualización de la terapia oncológica y ayudará a minimizar las reacciones adversas asociadas al tratamiento y mejorar con ello la efectividad del mismo.