El ciclotrón autorizado por la FDA es capaz de producir varios isótopos radiactivos, que se inyectan a los pacientes antes de realizar una tomografía por emisión de positrones (PET). Uno de esos radiofármacos es la 11C-colina, disponible en Estados Unidos solo en las sedes de Mayo Clinic de Phoenix y Rochester; en esta última se fabrica con autorización de la FDA desde 2013.

Además del 11C-colina, el ciclotrón de Mayo Clinic puede producir 18F-colina y 13N-colina, con los que pueden elaborarse varias sustancias para estudios diagnósticos.

“Con la expansión de la medicina personalizada, también ha crecido la necesidad de analizar a cada uno de los pacientes a nivel molecular para identificar el sitio donde se ubica la enfermedad y, en algunos casos, el subtipo. Eso permite lograr una metodología personalizada y diseñada a medida para la terapia”, explica el director de Medicina Nuclear de Mayo Clinic en Arizona, Michael Roarke.

De acuerdo con el experto, “el empleo de productos radiofarmacéuticos producidos por el ciclotrón es un camino hacia ese tipo de Radiología”.

https://youtu.be/ZXMFT27i9uY