Los pacientes con gammapatía monoclonal de significado incierto, una afección en la que existe una proteína monoclonal en la sangre, tienen un riesgo alto de que la enfermedad progrese a mieloma múltiple o a otro tipo de cáncer relacionado, incluso 30 años después de que la enfermedad se haya estabilizado. Ese es el principal hallazgo de un estudio publicado en New England Journal of Medicine.

“La gammapatía monoclonal de significado incierto está presente en más del 3% de la población general de 50 años o más. En algunos casos, las personas con esta enfermedad desarrollan mieloma múltiple, explica S. Vincent Rajkumar, hematólogo de Mayo Clinic y autor principal del estudio, quien ha hallado que el riesgo de que se desarrolle la enfermedad persiste de manera indefinida aunque sea un riesgo pequeño (un 1% al año), este persiste de manera indefinida.

Los investigadores analizaron a 1.384 pacientes de Minesota (EE. UU.) que habían sido diagnosticados con 2 tipos principales de gammapatía monoclonal de significado incierto: gammapatía monoclonal IgM y gammapatía monoclonal no IgM entre los años 1960 y 1994. La investigación, financiada por el National Cancer Institute de Estados Unidos, realizó un seguimiento medio de los pacientes durante 34 años.

Menor esperanza de vida

Ante estos hallazgos, los investigadores recomiendan que los pacientes que tienen gammapatía monoclonal de significado incierto no solo tengan un seguimiento para conocer la progresión de dicha enfermedad, sino que también reciban el resto de medidas preventivas rutinarias a medida que envejecen para conocer su evolución y las probabilidades de desarrollar otras enfermedades.

Los científicos también observaron “que los pacientes con gammapatía monoclonal de significado incierto tienen una supervivencia más corta que aquellos que no tienen la enfermedad lo que implica la posibilidad de que existan otros trastornos asociados adicionales que aún deben ser estudiados”, concluye Rajkumar.

En España, el Grupo Español de Trasplante Hematopoyético y Terapia Celular (GETH) señala que la gammapatía monoclonal de significado incierto suele detectarse en el 1% de las personas mayores de 50 años, en el 5% de las personas mayores de 70 e, incluso, en algunos casos, en el 10% de los sujetos de más de 80 años. Entre el 60 y el 70% de los casos se diagnostican por casualidad, como consecuencia de un análisis de control de otra enfermedad en la que se incluye un proteinograma.