Según las cifras que maneja la Unión Europea (UE), cada año mueren cerca de 160.000 personas por enfermedades profesionales derivadas de una exposición industrial o ambiental fruto de la actividad laboral. Por este motivo, la Comisión Europea propone fijar límites de exposición para 7 carcinógenos químicos que deberán respetar las empresas y supervisar las autoridades.

Entre los sectores que se verán afectados por esta normativa se encuentran las industrias de producción de resina, papel, plástico, poliuretano o aluminio. La epicloridrina o los aceites de motor son algunas de las sustancias que incluye la Comisión Europea. Según señala el organismo europeo, la epicloridrina es una sustancia utilizada en la producción de papel y asociada al riesgo de padecer cáncer de pulmón. Un total de 40.000 trabajadores en la UE están expuestos a ella.

La estrategia podría salvar 880 vidas de aquí a 2069

La UE espera que de aquí a 2069 se salve un mínimo de 880 vidas, haya 90.000 casos menos de cáncer y se reduzcan los costes sanitarios entre 300 y 1.600 millones de euros. La Unión Europea ha subrayado la importancia de evaluar los riesgos laborales y ha recordado que una de cada 3 pequeñas empresas no lo hace.

En este sentido, la UE ha desarrollado y publicado una serie de consejos prácticos destinados especialmente a pequeñas y medianas empresas centrados en los riesgos psicosociales o los vinculados al envejecimiento. Según ha destacado la comisaria europea de Empleo, la definición de nuevos límites permitirá mejorar la protección de 4 millones de trabajadores en Europa.

Marianne Thyssen ha remarcado que “desde 2008, el número de trabajadores fallecidos como consecuencia de un accidente de trabajo se redujo cerca de un 25% y el porcentaje de empleados que ha declarado un problema de salud causado o agravado por el trabajo ha caído un 10%”.