1. El Grupo B Americano de Cáncer y Leucemia (Calgb 100104).
  2. El Grupo Francófono del Mieloma (Ifm 2005-02).
  3. El Grupo Italiano de Enfermedades Hematológicas en los Adultos (Gimema Rvmm-PI-209).

Según recoge una nota de prensa de la farmacéutica, en todos ellos, se demostró la superioridad del mantenimiento con lenalidomida respecto a placebo o ausencia de mantenimiento. “La mediana de SG en el grupo de mantenimiento con lenalidomida no se había alcanzado con una mediana de 79,5 meses de seguimiento en comparación con los 86 meses en el grupo de control”, explican.

Esto supone una reducción del 25% del riesgo de muerte con el uso de lenalidomida. Además, la tasa de superviviencia de los pacientes de mieloma múltiple fue del 62% a los 7 años, frente al 50% de los controles. Por otro lado, el beneficio en SLP observado en los estudios individuales también se confirmó en el metaanálisis.

La mediana fue de 52,8 meses en el grupo de lenalidomida y de 23,5 meses en el de control. De esta forma, el riesgo de progresión o muerte se redujo en un 52% con el mantenimiento de lenalidomida, que mostró también un beneficio en el tiempo desde la aleatorización hasta la segunda progresión de la enfermedad o muerte.

La mediana de SLP2 fue de 56,7 meses en el grupo de control y de 73,3 meses con mantenimiento con lenalidomida que redujo el riesgo en un 28%. Mientras, la mediana de tiempo hasta el tratamiento de segunda línea con lenalidomida se prolongó 60,6 meses y en el grupo de control 32,4 meses.

Los acontecimientos adversos (29,1%) a la lenalidomida notificados con más frecuencia fueron neutropenia, trombocitopenia e infecciones, aunque también fueron significativas las tasas de incidencia de segundas neoplasias malignas primarias.

Para Michel Attal, autor del estudio y director ejecutivo del Instituto de Cáncer de la Universidad de Toulouse, todos estos datos “refuerzan las evidencias que condujeron a la reciente indicación del fármaco como terapia de mantenimiento para los pacientes trasplantados”. La lenalidomida, asegura, ya se puede considerar el tratamiento de referencia en estos pacientes”.