El estudio ha analizado a 5381 pacientes a los que se diagnosticó un carcinoma escamoso de laringe en estadio III y IV. Los investigadores han evaluado como influyen los factores socioeconómicos tanto en la elección de la terapia como en el índice de supervivencia en los enfermos con cáncer de laringe.

Los resultados señalan que las posibilidades de recibir un tratamiento quirúrgico son menores cuando se trata de pacientes de cáncer de laringe mayores de 60 años y con un diagnóstico reciente. Sin embargo, aquellos enfermos que residen en un país de ingresos bajos tienen más posibilidades de someterse a una cirugía.

En cuanto al índice de supervivencia, los enfermos mayores de 60 años y de raza negra se asocian de forma negativa a la tasa de supervivencia mientras que las mujeres y las personas casadas se asocian de forma positiva. Es decir, para los pacientes con cáncer avanzado de laringe, ser más joven y residir en un país de ingresos bajos aumenta la probabilidad de recibir tratamiento quirúrgico.

Por otro lado, ser mujer o estar casado mejoran la supervivencia, mientras que la raza negra puede ser un factor pronóstico negativo. Estos datos, concluyen los investigadores, ponen de relieve el impacto de los factores sociodemográficos sobre las estrategias de tratamiento y sus resultados.