La jefa de Oncología del hospital catalán y presidenta de la Fundación Enriqueta Villavechia, Núria Pardo, ha explicado a la agencia EFE, que el objetivo es crear una red de apoyo especializada en cuidados paliativos pediátricos que pueda atender las necesidades de todos los niños en este campo y a su entorno familiar.

Según cifras del hospital, cada año fallecen entre 400 y 500 niños en Cataluña. De estos, entre 250 y 300 mueren por una enfermedad que hace previsible su muerte. El responsable de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Sant Joan de Deu, Sergi Navarro, ha subrayado que en Cataluña hay unos 1.000 menores que necesitan cuidados paliativos y que merecen una atención pediátrica y especializada.

“Nadie se imagina que un niño con leucemia sea tratado en un hospital de adultos”, ha añadido. A juicio de este profesional “faltan mecanismos estandarizados y equidad en la atención”. Pese a que el Plan de Salud de Cataluña ha incorporado las curas paliativas, los especialistas exigen la creación de una unidad especializada en todos los hospitales.

La Fundación Enriqueta Villavechia cuenta con un programa de atención a niños y adolescentes que ya funciona en 5 hospitales de Cataluña (San Joan de Déu, Vall d'Hebron, Sant Pau, Parc Taulí y Germans Trias i Pujol), denominado Compta amb mi.

“A la sociedad le cuesta entender que un niño pueda morir, incluso a los propios profesionales”, ha destacado la doctora Pardo, que ha contado que para los médicos y pediatras también es un “choque emocional” atender a los niños afectados. De ahí la importancia de esta red que también tiene que servir para ayudar a los profesionales a afrontar esta situación.