Detección cáncer oral

Un estudio relaciona una menor detección de cáncer oral con las personas que tienen ingresos más bajos. Científicos del Centro de Cirugía y Salud Pública de Brigham han encontrado que los grupos minoritarios y con menos poder adquisitivo acuden menos de lo recomendado al dentista. Por lo tanto, consideran que tienen menos probabilidades de recibir exámenes de detección y tienen una mortalidad mayor.

El cáncer oral supone el 2% de los tumores malignos reportados y el 1,2% de las muertes relacionadas con el cáncer en Estados Unidos. Según la Asociación Dental Americana, la detección del cáncer oral puede mejorar significativamente las tasas de supervivencia si se actúa de forma temprana. De hecho, llega hasta al 82,8% en los primeros 5 años y se reduce hasta el 28% si pasa a un estado metastásico.

Estudio de detección de cáncer oral

El estudio examinó a personas civiles no institucionalizadas de más de 30 años, que habían visitado al dentista en los últimos 2 años. Los pacientes informaron si se habían sometido a exámenes intraorales o extraorales en un centro de salud cualificado. En el examen intraoral, el facultativo tira de la lengua y palpa la boca para detectar cualquier lesión premaligna. Por su parte, en el examen extraoral, el médico examina el cuello del paciente.

“Queríamos ver específicamente a la población que tiene acceso a la atención dental. Nuestros resultados indican que la selección de pacientes para la detección no se basa en el perfil de alto riesgo. Sino que son las características sociodemográficas las que lo marcan”, afirma el Dr. Avni Gupta, investigador.

Los investigadores encontraron que solo el 37,6% de las personas que habían visto a un profesional dental afirmaron haber recibido un examen de detección de cáncer intraoral. Al ajustar los diferentes factores de riesgo, el equipo descubrió que las tasas de detección de cáncer oral eran mucho más bajas entre las minorías raciales y grupos de bajos ingresos. Estas disparidades eran independientes de los consumir alcohol o tabaco.