Los especialistas del Congreso ESMO 2017 han detallado que, en la investigación realizada, el anticuerpo monoclonal humano de tipo inmunoglobulina G4 (IgG4) (HuMAb) que se une al receptor de muerte programada 1 (PD-1) condujo a una mayor supervivencia libre de recidiva, con menos efectos secundarios que ipilimumab.

Nivolumab e ipilimumab son inhibidores de punto de control inmunitarios que han sido aprobados para el melanoma metastásico. En el estudio presentado, nivolumab fue bien tolerado y mostró resultados de supervivencia prometedores cuando se utilizó como terapia adyuvante en un estudio piloto de 33 pacientes con melanoma resecado en estadio III y IV.

El estudio tuvo un seguimiento medio de 18 meses. Durante dicho periodo de tiempo, los investigadores observaron que la tasa de supervivencia libre de recaídas mejoró significativamente con nivolumab (66,4%) en comparación con ipilimumab (52,7%). Hubo menos efectos secundarios clínicamente relevantes relacionados con el tratamiento en el grupo tratado con nivolumab (14%) en comparación con los tratados con ipilimumab (46%).

Menos efectos secundarios, mayor supervivencia

Solo el 10% de los pacientes que tomó nivolumab tuvo que suspender el tratamiento debido a los efectos secundarios, en comparación con el 43% que tomó ipilimumab. “Los resultados muestran claramente que la supervivencia libre de recaídas es más favorable con nivolumab. La mayoría de los pacientes tenían una enfermedad de mayor riesgo que en la mayoría de los ensayos anteriores de melanoma lo que hace que los resultados sean aún más alentadores”, ha explicado durante el Congreso ESMO 2017 Jeffrey Weber, director médico de Perlmutter Cancer Center, en Nueva York, Estados Unidos.

“Un ensayo previo encontró que el ipilimumab tenía una ventaja significativa de supervivencia sin recaída en comparación con el placebo", ha asegurado Weber. CheckMate 238 muestra que nivolumab es superior al ipilimumab, por lo que ello supone que este tratamiento es mucho mejor que ningún tratamiento adyuvante para el melanoma de alto riesgo. También es mucho menos tóxico que ipilimumab”, ha destacado Weber.

Weber ha explicado que, actualmente, se está probando otra terapia adyuvante en pacientes con melanoma resecado en un ensayo en fase III de la European Organisation for Research and Treatment of Cancer (EORTC). "Si la supervivencia sin recaídas es mejor con pembrolizumab, es probable que, en un futuro próximo, el adyuvante anti PD-1 se convierta en una terapia estándar para el tratamiento del melanoma de alto riesgo, siempre que se muestre un beneficio de supervivencia global”, ha señalado John Haanen, investigador del Netherlands Cancer Institute (Amsterdam).