Los radiofármacos permiten realizar el diagnóstico y el tratamiento selectivo del cáncer, tal y como se ha constatado en la Reunión de primavera de la Sociedad Madrileña de Medicina Nuclear (SEMNim), Terapia Molecular Metabólica, que se ha celebrado en el Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid.

Según ha informado el centro, los nuevos radiofármacos ofrecen la posibilidad de dirigir el tratamiento a las células tumorales, al tiempo que permiten observar cómo actúan la terapia sobre las zonas cancerosas gracias a equipos como el PET-TAC. “La Medicina Nuclear está inmersa en un proceso revolucionario”, apunta Antonio Maldonado, jefe del servicio de Medicina Nuclear del Hospital Quirónsalud.

“Las nuevas moléculas nos permiten tratar tumores de forma individualizada y, además, poder ver el grado de respuesta de los tratamientos que estamos proporcionando”, añade el organizador de la jornada, de acuerdo con el cual los radiofármacos “permiten unir el diagnóstico y el tratamiento en una sola molécula en un nuevo concepto que se denomina Therasnostic”.

“La terapia metabólica clásica es el tratamiento con Yodo131 en cáncer de tiroides, en el que el paciente recibe un radiofármaco que trata selectivamente el tumor a la vez que nos permite tomar imágenes para observar la respuesta al tratamiento”, explica el especialista, según el que ese tratamiento es el primero de otros muchos.

“En la actualidad podemos utilizar el Lutecio177 con DOTATOC para el tratamiento y visualización de tumores neuroendocrinos; la radioembolización de hepatocarcinomas o metástasis en el hígado con microesferas de Ytrio90. También el cáncer de próstata se puede beneficiar de terapias metabólicas como el Radio223 o Lutecio177 marcado con el antígeno de membrana específico de la próstata (PSMA)”, detalla Maldonado.