“La presencia de apnea del sueño en un paciente con melanoma conlleva que este tenga el doble de posibilidades de que su melanoma sea de mayor agresividad que en pacientes que lo sufren, pero sin apnea del sueño”, ha explicado el investigador principal del estudio, Miguel Ángel Martínez García. Según Martínez, "cuanto mayor es el grado de severidad de la apnea del sueño, mayor parece ser el grado de agresividad del melanoma.

En este sentido, el médico subraya que en pacientes con melanoma cutáneo resulta clave realizar un diagnóstico y un tratamiento adecuado adaptado al perfil de este tipo de pacientes. El estudio, en el que han colaborado investigadores de 30 centros que forman parte del Grupo de Sueño de Separ, ha constatado que la asociación entre la apnea del sueño y la agresividad del melanoma parece ser más intensa en personas de menos de 55 años.

“La relación entre la apnea del sueño y las enfermedades cardiológicas, así como los accidentes cardiovasculares, está ampliamente establecida y evidenciada clínicamente. Los resultados de nuestro estudio apuntan que también podría existir una relación entre la apnea y el cáncer, ya que los pacientes diagnosticados con cáncer más agresivos presentan una prevalencia y severidad de apnea del sueño más alta”, ha dicho Martínez.

Dado que se han obtenido muestras sanguíneas y biópsicas de todos los pacientes analizados, los investigadores han analizado diferentes factores que puedan ayudar a comprender cuáles son las vías fisiopatológicas que explican los datos. Según Martínez, los resultados preliminares en este sentido apoyan la idea de que esta relación entre la apnea del sueño y una mayor agresividad del melanoma realmente tiene fundamentos fisiopatológicos.