El adenocarcinoma, el carcinoma adenoescamoso y el carcinoma de células escamosas tienen tasas de supervivencia similares en pacientes con carcinoma cervical metastásico o recurrente tratados con dobletes de quimioterapia. Es la conclusión a la que han llegado los departamentos de Oncología Ginecológica de las universidades de Michigan, Phoenix Creighton, Cincinnati y Oklahoma; el departamento de Patología de la Universidad de California y el Instituto de Oncología Vall d'Hebron (VHIO), entre otros.

Según justifican los autores y recoge el British Journal of Cancer, estudios previos sobre tumores en etapa temprana tratados quirúrgicamente y localmente avanzados, tratados con quimiorradiación, las mujeres con adenocarcionomas y carcinomas adenoescamosos presentaban un pronóstico más pobre que las pacientes con carcinomas de células escamosas en el cuello uterino.

Lo que no quedaba claro en dichos estudios era si las diferencias en el pronóstico también persistían en el caso de una enfermedad recurrente o metastásica tratada mediante dobletes de quimioterapia con o sin bevacizumab. Para resolver la incógnita, Leigh G Seamon y su equipo contaron con 781 pacientes, de los cuales el 77% tenía carcinoma de células escamosas y el 23% adenocarcinomas y carcinoma adenoescamosos.

Los autores no observaron diferencias significativas en la tasa de respuesta de los diferentes subgrupos histológicos. El cociente de riesgos instantáneos (hazard ratio) ajustado para la muerte por carcinoma de células escamosas fue del 1,13 frente a los adenocarcinomas y carcinomas adenoescamosos. Al comparar ambos con los adenocarcinomas solos, el cociente de riesgos instantáneos fue 1,23.