Los últimos resultados del ensayo COMBI-AD presentado ayer por la mañana en el Congreso ESMO 2017 de Madrid aseguran que la combinación de un tratamiento adyuvante con trametinib y dabrafenib duplica la supervivencia libre de recaídas en pacientes que padecen melanoma BRAF-mutante en estadio III. Esta investigación ha sido publicada en la revista científica New England Journal of Medicine.

"No existe un estándar de atención para el tratamiento adyuvante del melanoma en estadio III. El interferón está aprobado para esta situación, pero mejora la supervivencia relativa sin recaída en solo un 20% en comparación con el placebo", declaró el profesor de Dermatología de la Universidad de Kiel (Alemania) Axel Hauschild.

Los ensayos realizados con anterioridad de fase III han demostrado que la terapia adyuvante que combina dabrafenib y trametinib mejora la supervivencia global y la supervivencia libre de progresión. Además, indican los ponentes, se tolera bien en pacientes con melanoma BRAF-mutante metastásico avanzado y no resecable.

Este es el primer ensayo de terapias dirigidas para el tratamiento adyuvante del melanoma en estadio III. Todos los pacientes del estudio tenían una mutación BRAF; el 91% alberga una mutación V600E y el 9% presentaba una mutación V600K, representante de la distribución típica en la práctica clínica. A los pacientes que tenían metástasis ganglionares, se las extirparon por completo con el principal criterio de valoración de aumentar la supervivencia sin recidiva.

Supervivencia sin recaídas

El ensayo COMBI-A, doble ciego aleatorizado en 870 pacientes que fueron tratados durante 12 meses, comparaba el inhibidor de BRAF dabrafenib y el inhibidor de MEK trametinib con placebos coincidentes. El estudio cumplió con el criterio de valoración principal y tuvo una mediana de seguimiento de casi 3 años. La terapia combinada redujo en un 53% el riesgo de muerte o de recidiva de la enfermedad en 53% comparado con el placebo. En todos los pacientes se observó una clara supervivencia sin recaída gracias a la combinación de ambos fármacos.

Además, la terapia combinada mostró un beneficio en los criterios de valoración secundarios que incluían la supervivencia global, libre de metástasis a distancia y la ausencia de recaídas. El tratamiento combinado con dabrafenib y trametinib duplicó con creces la supervivencia sin recaídas comparada con el placebo; la supervivencia global fue también impresionante, tal y como hizo ver Hauschild.

"Estos son los mejores resultados que se han demostrado para un tratamiento adyuvante en los melanomas en estadio III", afirmó Hauschild.

Un 97% de los pacientes con terapia combinada tuvieron un evento adverso de cualquier tipo, y el 41% tuvo graves efectos adversos comparados con el 88% y el 14% con placebo, respectivamente. Casi el 26% de los pacientes tuvo que detener el tratamiento debido efectos adversos comparados con el 3% que recibió placebo.

Hauschild detalló que el número de interrupciones del tratamiento fue algo mayor que en los ensayos en pacientes que tenían melanoma en estadio IV. Esto podía deberse a que el 90% de los pacientes no sufría la enfermedad progresiva y fueron tratados un año entero. Cuanto más tiempo reciban los pacientes el tratamiento, explicó el profesor, más probable es que sufran efectos adversos. Además, comentó que no hubo toxicidades comparadas con las ya observadas en la enfermedad en estadio IV, por lo que se puede decir que el tratamiento se tolera bien.

Conclusiones

1. La combinación de dabrafenib y trametinib es una nueva y muy eficaz opción de tratamiento adyuvante en pacientes con alto riesgo de melanoma.

2. Tanto el ipilimumab como la combinación de dabrafenib más trametinib han mejorado la supervivencia global comparadas con placebo. Ahora se necesita concretar qué estrategia adyuvante es la mejor para cada tipo de paciente.

Olivier Michielin, director de Oncología Analítica Personalizada y coordinador de la Facultad de Melanoma de ESMO, declaró que habían estado desarrollando terapias adyuvantes para el melanoma para muchos años, y que el interferón había dado lugar a mínimos beneficios y a una toxicidad elevada, por lo que no había sido adoptado. Michielin comentó que COMBI-AD es el primer ensayo que informa sobre el uso de terapias dirigidas en el contexto de adyuvante para el melanoma.

"Las mejoras en la supervivencia libre de progresión y la supervivencia general son muy importantes, haciendo de este nuevo tratamiento una opción atractiva para los pacientes con mutaciones BRAF, que constituyen alrededor de la mitad de la población de melanoma. Los diferentes perfiles de toxicidad entre la inmunoterapia y las terapias dirigidas tendrán en cuenta las decisiones sobre qué utilizar ".