En concreto, se presenta un caso de tumor trofoblástico del lecho placentario en una mujer de 33 años. La paciente consultó por amenorrea de 15 meses desde su embarazo (el primero) a término en mayo de 2013. Macroscópicamente, la pared uterina presentaba una tumoración de 3,5×2,5cm de aspecto hemorrágico y blando que ocupaba todo su espesor, con un punto de perforación en el fondo.

Histológicamente, mostraba infiltración difusa de células grandes y poliédricas con núcleos grandes e irregulares con ocasionales células bi y multinucleadas. Se disponían de manera aislada o en masas, disecando fibras musculares. Inmunohistoquímicamente, se demostró positividad para CK AE1/AE3, lactógeno placentario e inhibina, y negatividad para hCG y p63. Tres ganglios linfáticos aislados de la zona de mesocolon fueron negativos.

Con estos datos, el diagnóstico fue de tumor trofoblástico del lecho placentario, estadio patológico pTNM (FIGO): pT1 (IA) (categoría de riesgo bajo, puntuación 6). La paciente no recibió quimioterapia por decisión del Comité de Tumores y evolucionó favorablemente, con normalización de los niveles de hCG tras un seguimiento de 7 meses.

En la literatura se han publicado en torno a 200 casos de tumor trofoblástico del lecho placentario. Se trata de un tumor raro, potencialmente maligno, que deriva del trofoblasto intermedio extravelloso y se engloba dentro del grupo de la neoplasia trofoblástica gestacional (que incluye la mola invasiva, el tumor del lecho placentario, el tumor trofoblástico epitelioide y el coriocarcinoma). En general, el tratamiento del varía en función del caso.