Se trata de la primera vez que estos tipos de células demuestran ser un marcador prometedor para la propagación del cáncer de próstata. Los científicos estudiaron alrededor de 80 muestras de pacientes con cáncer de próstata para buscar células que estuvieran obteniendo la capacidad de migrar e invadir el cuerpo. Las muestras con mayor cantidad de estas células tenían más probabilidades de provenir de pacientes cuyo cáncer se había diseminado o era más agresivo.

Los investigadores señalan que en el futuro podrían emplearse estas células como un marcador para monitorizar a pacientes con cáncer de próstata y predecir si la enfermedad se va a propagar. Cada año se producen alrededor de 46.500 nuevos casos de cáncer de próstata en Reino Unido y cerca de 11.000 personas mueren por esta patología cada año.

"Nuestra investigación muestra que el número de estas células específicas en la muestra de un paciente es un buen indicador de la propagación del cáncer de próstata. Mientras identificábamos estas células, que han obtenido la capacidad de moverse a través del cuerpo, hemos encontrado una posible nueva forma de controlar la enfermedad”, señalaron los autores durante la presentación.