Según informa la agencia EFE, este nuevo análisis mide fragmentos de material genético del tumor que se filtra a la sangre y es más sensible a la hora de detectar recurrencias que el sistema actual, basado en la detección de antígenos carcinoembrionarios (CEA) y el uso de escáner.

Dichas recurrencias se dan en un 30-50% de los casos en los 2 o 3 primeros años posteriores al diagnóstico inicial del cáncer de colon, una patología responsable de la muerte de unas 600.000 personas cada año en todo el mundo. El test ya se está comercializando en Estados Unidos.

De acuerdo con el investigador de CSIRO, Trevor Lockett, la prueba “aumenta las probabilidades de detectar recurrencias curables del cáncer”. “Nuestro estudio demuestra que Colvera™ es más sensible ante el cáncer de colon que el CEA y nos da un mejorado test simple que aumenta la probabilidad de detectar recurrencias curables”, ha añadido Graeme Young, de la Flinders University.