El proyecto para prevenir los riesgos de cáncer en el trabajo está apoyado por Business Europe, la Comisión Europea, la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo y 2 presidencias de la Unión Europea (Países Bajos y Austria), socios en la campaña europea Hoja de ruta sobre cancerígenos, impulsada en Ámsterdam el pasado mes de mayo.

Tal y como ha explicado Esther Lynch, secretaria confederal de la CES, este programa mejora el conocimiento práctico acerca de cómo prevenir el cáncer relacionado con el trabajo, por lo que es de “vital importancia” para los trabajadores y sus sindicatos. El primer paso, ha continuado, es eliminar por completo el peligro. siempre que sea posible.

Según esta experta, el intercambio de información sobre la sustitución de productos químicos por otros que sean menos peligrosos, o sobre el cambio de prácticas de trabajo para que los trabajadores no estén expuestos a estas sustancias, salvará vidas. “El proyecto demuestra un compromiso real de las empresas participantes para evitar la competencia en aspectos que podrían poner en peligro la salud y la seguridad de los trabajadores”, ha añadido.

No obstante, este proyecto es una iniciativa voluntaria que pretende intercambiar buenas prácticas de seguridad entre sindicatos, inspectores de trabajo, empresas, investigadores, profesionales de la prevención de riesgos laborales y otros agentes.