Según ha informado la agencia EFE, se trata del primer ensayo de fase III que se realiza a nivel mundial para probar la eficacia de dicha terapia celular para tratar las fístulas anales que padecen los afectados por la enfermedad de Crohn, tal y como ha explicado el investigador principal, Julià Panés, jefe del servicio de Gastroenterología del Hospital Clínic y del equipo Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS).

Las fístulas en el recto y abscesos perianales aparecen en un 40% de los casos de enfermedad de Crohn, una patología que afecta a 2 de cada 1.000 personas. Se trata de una de las complicaciones que más afecta a la calidad de vida de estos pacientes y en la mitad de los casos solo se soluciona realizando una resección definitiva del recto.

Como alternativa, la empresa TiGenix ha producido para tratar esas fístulas una terapia con células madre mesenquimales, obtenidas a partir del tejido adiposo, es decir, de la grasa. Ese tratamiento es el que se ha probado en este ensayo de fase III, en el que han participado un total de 212 pacientes. A la mitad se les administró el fármaco, mientras que al resto se les dio un placebo.

Esta terapia de células madre para tratar fístulas consiste en una única inyección local de dichas células directamente en el trayecto de la lesión. Los resultados demuestran que, con esa sola aplicación, el tratamiento puede curar a muchos pacientes y conseguir una mejora significativa en un porcentaje importante.

“Por una parte, los pacientes que hasta ahora no respondían a los tratamientos con medicación pueden conseguir la curación y evitar las cirugías, y por el otro, se trata de una alternativa segura para el grupo de pacientes con enfermedad de Crohn en los que las fístulas son la única o principal manifestación de la enfermedad”, ha señalado Panés.

El estudio ha seguido el protocolo quirúrgico del trabajo establecido por Damián García-Olmo, jefe de Cirugía del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz-Grupo Quirónsalud. Han participado 49 hospitales de Europa e Israel bajo la dirección del Clínic de Barcelona.