El Vall d’Hebron usa Da Vinci Xi en una cirugía de cáncer de pulmón, lo que le convierte en el primer hospital catalán en usar esta tecnología. Con ella, se pueden realizar incisiones mínimas y reducir el dolor postoperatorio. El servicio de cirugía torácica ha mejorado la precisión de esta intervención y con ello la posterior calidad de vida del paciente.

“Gracias a este robot Da Vinci podemos realizar incisiones de solo 8 mm y extirpar a partir de ellas el lóbulo o la parte del lóbulo que esté afectada de cáncer”, declaró Alberto Jáuregui, del Servicio de Cirugía Torácica de Vall d’Hebron.

Tal y como explicó este médico, con esta técnica se disminuye el dolor postoperatorio y el tiempo de estancia en el hospital, lo que favorece la recuperación porque ya no hay una herida de unos 20 centímetros separando las costillas del paciente. El postoperatorio se reduce a 3 días en lugar de los 7 o 10 de las cirugías convencionales.

El cirujano torácico Alberto Jáuregui explicó que Da Vinci incorporaba material quirúrgico específico para la cirugía de cáncer de pulmón y los pacientes tenían que tomar menos calmantes por el menor tamaño de la incisión. Desde el hospital estiman que entre un 30 y un 50% de la población se puede beneficiar de esta técnica formada por los siguientes elementos:

  1. Consola quirúrgica. Desde aquí se controlan los instrumentos quirúrgicos mediante pedales. La visión desde aquí permite ver el campo visual desde 3 dimensiones, lo que hace que sea mucho más precisa.
  2. Carro del paciente. 4 brazos móviles traducen los movimientos de la mano del cirujano.
  3. Torre de visión. Visualiza la cirugía con cámaras de alta definición. Los brazos y la cámara que se meten en el paciente solo miden 8 mm de diámetro.
  4. Sistema de imagen fluorescente llamado “Firefly”. Localiza los nódulos pulmonares con exactitud.

Además, para casos de cáncer de pulmón, Da Vinci se está empleando en otras cirugías torácicas, como casos de metástasis pulmonar, cirugía de glándula tímica o miastenia gravis. La doctora Laura Romero, también del servicio de cirugía torácica, puntualizó que con esta técnica se puede reducir el dolor postoperatorio y hacer que la vuelta a la rutina sea más rápida.