Araceli y Maryam se encuentran entre este grupo de peregrinos sordociegos y es la segunda vez que van a recorrer el Camino de Santiago, ya que repiten después de una prueba piloto del año pasado. Junto a ellas caminarán Fran, Gabriel e Irene, quienes han aceptado el reto de realizar el camino del 4 al 10 de septiembre.

El equipo se reunirá el día 4 de septiembre en Sarria, desde donde recorrerán el camino francés, para llegar el día 9 de septiembre a Santiago de Compostela. A la llegada, la Organización de Xordos de Galicia (XOGA) miembro de la Fesoce, recibirá y acompañará a los peregrinos en la visita a la catedral.

“Estamos muy contentos de dar esta oportunidad a 5 personas que seguramente no podrían hacerlo sin el soporte de un equipo experto en sordoceguera. Una acción como esta ayuda a empoderar a una persona que no puede ni ver ni oír, y a darle opciones vitales de esparcimiento y autorrealización”, explica Ricard López, presidente de la Fesoce.

La federación explica que la sordoceguera es una discapacidad única con características y necesidades propias que consiste en la pérdida conjunta de capacidad visual y auditiva. Se trata de una condición específica y no de la suma de sordera y ceguera. Tampoco de trata de una enfermedad, aunque muchas enfermedades pueden ser causa. “Se puede tener sordoceguera con algún resto visual, auditivo o de ambos sentidos”, indica Fesoce.