Las mujeres que participaron en la investigación tomaron ibuprofeno o acetaminofén durante 6 años o más. Los resultados mostraron que tenían más probabilidades de sufrir una pérdida de audición que las que consumieron analgésicos durante un año o menos. Sin embargo, los autores del estudio no identificaron ninguna relación significativa entre el consumo de la aspirina y la pérdida de audición.

“La magnitud del riesgo más alto de pérdida auditiva con el consumo de analgésicos fue modesta, puesto que estos medicamentos se usan con mucha frecuencia, pero un pequeño aumento del riesgo podría tener implicaciones importantes”, ha señalado el doctor Gary Curhan, autor principal.

Antiinflamatorios y deterioro auditivo

Los investigadores concluyen que son necesarios estudios de mayor tamaño que incluyan otros grupos de personas para conocer más sobre el posible vínculo entre los analgésicos y la pérdida de audición. En un estudio previo, los autores hallaron que un mayor uso de acetaminofén y antiinflamatorios no esteroides se asoció a un riesgo más alto de pérdida auditiva en los hombres.

Según el doctor Curhan, “la pérdida de audición es muy común en Estados Unidos y puede tener un impacto importante en la calidad de vida”. De ahí la importancia de encontrar factores de riesgo modificables que permitan identificar el modo de reducir el riesgo antes de que empiece la pérdida de audición.