Tras presentar varios trabajos en el último congreso europeo de la sociedad, Betances ha conseguido un aval de 3 meses para formarse en el manejo del sistema Da Vinci, formado por brazos robóticos equipados con instrumentos quirúrgicos que operan controlados a corta distancia por el médico desde una consola.

Gracias a la financiación, el MIR podrá equipararse al resto de Europa en cuanto al uso clínico regular de esta herramienta que, de momento, solo está presente en 24 centros sanitarios españoles. En Galicia, por ejemplo, “esta cirugía aún no ha llegado a los centros públicos por su alto coste”, explica el becado en una nota de prensa.

Los nuevos conocimientos permitirán al joven clínico de 35 años extender el uso de la TORS más allá de la Oncología y sustituir métodos tradicionales como la cirugía abierta o la aplicación de láseres a través de la boca para el tratamiento de los cánceres de cabeza y cuello.

“Todo lo que es informática, computadoras y robótica es el futuro; y en el resto de profesiones ya se utilizan”, ha justificado el estudiante. “Aunque al final es un ser humano el que controla, la tecnología es importante por la precisión que aporta, ya que disminuye la probabilidad de error”, ejemplifica.

Vigo, Madrid y Norteamérica

La carrera profesional del médico dominicano comenzó a definirse “ya en el año 2012, al iniciar el programa de cirugía robótica en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos, en Madrid”, dentro del cual participó como parte del servicio de Otorrinolaringología.

Tras su paso por el CHUVI –“un centro con muy buen nivel, como demuestran sus trabajos en los últimos años”- Betances planea trasladarse a Estados Unidos. “La idea es regresar después a Galicia, para ofrecer los conocimientos adquiridos y ayudar”, confiesa el joven, quien calcula que “en 3 o 4 años también se operará de esta forma aquí, en la sanidad pública”.