Crean un nuevo procedimiento para la otitis

El Hospital Quironsalud Córdoba ha incorporado a sus equipos una nueva técnica para tratar la otitis crónica. La intervención se ha realizado mediante la utilización de un balón catéter que se introduce a través de la nariz.

Esta operación ha sido realizada por Juan Aguilar, jefe de servicio de Otorrinolaringología, a un paciente con esta afección en el oído. La intervención se ha producido por disfunción tubárica resistente a múltiples tratamientos médicos y quirúrgicos.

El doctor Aguilar ha tratado de explicar el procedimiento seguido para la dilatación de la trompa de Eustaquio mediante el balón de Bielefeld. El tratamiento consiste en la introducción de una sonda provista de un sistema de neumo-balón por la nariz a través de técnicas endoscópicas. Esto produce micro roturas de la porción cartilaginosa de la trompa, lo que da lugar, de forma inmediata, a una dilatación permanente y la ventilación del oído medio.

Objetivo de la nueva técnica

El objetivo de esta nueva técnica consiste en eliminar la sensación de taponamiento, reducir la presencia de moco dentro del oído medio y restablecer el buen funcionamiento tubárico. Esto conllevará que se solucionen otros problemas que afectan al oído. Algunos de ellos son pérdida de audición, aumento de la presión, daño en la cadena de huesecillo o diferentes infecciones.

Además, en la operación se emplea anestesia general, la cual es mínimamente invasiva y ambulatoria. Por lo tanto, no es necesario que el paciente permanezca ingresado en el hospital, sino que se marcha a su casa en el mismo día y puede hacer vida normal al día siguiente.

La trompa de Eustaquio es un conducto que comunica el oído con la nariz. Su labor es controlar las presiones del oído medio para proteger sus estructuras y mantenerlo ventilado. Sin embargo, puede dejar de funcionar por diversos motivos como un resfriado, un tumor o restos de vegetaciones o adenoides que la obstruyen. Si esto ocurre, la trompa no puede equilibrar la presión y, por tanto, se producen patologías óticas.

Los pacientes a los que, principalmente, va destinada esta intervención son adolescentes o adultos con problemas en el oído medio que se repiten, especialmente otitis crónica. También es recomendable para buceadores, montañeros o personas que viajan con mucha frecuencia en avión.