El doctor Juan Llorente, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Vall d'Hebron considera la cirugía robótica transoral “un paso adelante en la evolución de la cirugía mínimamente invasiva a la patología faringolaríngea”. El experto, que ya ha utilizado esta técnica para tratar a 7 pacientes afectados por el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS), considera que la cirugía robótica garantiza una mejor visión de la zona y mayor libertad de manipulación.

“La hipofaringe y la base de la lengua son 2 componentes anatómicos de obstrucción importantes en esta patología, pero de difícil acceso por vía convencional”, explica. La cirugía robótica, en cambio:

  1. Permite un abordaje mínimamente invasivo, sin traqueostomía.
  2. Reduce el tiempo de intervención -unos 90 minutos-.
  3. Reduce la estancia hospitalaria media.
  4. Minimiza las secuelas estéticas y funcionales.
  5. Logra una mayor resección de tejido.
  6. Disminuye el número de apneas.
  7. Garantiza una menor somnolencia diurna y una mejor oxigenación nocturna.

Tal como explica el centro en una nota de prensa, el primer paciente tratado de SAOS con cirugía robótica fue un hombre de 43 años con hipertensión y un tratamiento de presión positiva continua por vía aérea (CPAP) de varios años de duración. Pasados 4 días desde la cirugía asistida por robot, el paciente recibió el alta con buena función respiratoria y sin problemas de deglución o sangrado.

El éxito de esta y otras intervenciones, han hecho del Vall d’Hebron el primer centro catalán en aplicar cirugía robótica para SAOS; sin embargo, para dominar la técnica, tanto Llorente como su compañero, el cirujano José Fernando Fuentes han debido formarse ampliamente. Además de asistir a cursos prácticos y teóricos en Francia y España, los médicos han realizado estancias formativas en el Primus Forli Medical Center de Italia, con uno de los principales especialistas en la aplicación de la cirugía robótica en este campo, el doctor Claudio Vicini.