“La puesta a punto de la guía se debe, fundamentalmente, a la gran diversidad de intervenciones diagnósticas y terapéuticas que conlleva el VPPB, así como a la alta incidencia de la enfermedad entre la población”, según ha declarado el director del grupo de actualización, Neil Bhattacharyya, en una nota de prensa de la entidad.

Según datos de la AAO-HNSF, el VPPB es el problema de oído interno más común en Estados Unidos. Según estimaciones, cerca de 5,6 millones de visitas clínicas anuales se deben a síntomas de vértigo y mareo; de todos ellos, entre un 17  y un 42% acabará siendo diagnosticados de VPPB.

Estas cifras suponen un “impacto social enorme”, denuncian, ya que casi el 86% de estos pacientes diagnosticados deberá interrumpir o abandonar alguna de sus actividades diarias. Así mismo, se calcula que un 68% de estos sujetos se verá obligado a reducir su carga laboral, mientras el 4% cambiará de ocupación y el 6%, incluso, abandonará la vida laboral por incapacidad.  

El diagnóstico de cada uno de estos pacientes costará, aproximadamente, 2.000 dólares -más de 1.800 euros-, pero los expertos estiman que más del 65% de los afectados se someterán a tratamientos y pruebas diagnósticas innecesarias. En este escenario, los costes sanitarios asociados al diagnóstico de VPPB ascienden a unos 2.000 millones de dólares anuales.

Por todo ello, la actualización ha nacido con el objetivo de maximizar la calidad de vida de los pacientes, pero también con la intención de minimizar las visitas innecesarias al especialista y sus costes derivados. La nueva guía incluye 20 revisiones sistemáticas y 27 ensayos aleatorizados controlados; así como “nuevas y más amplias recomendaciones sobre el VPPB”.

La actualización hace énfasis en la educación del paciente -seguridad, seguimiento y recurrencia de la enfermedad- y en la importancia de la toma de decisiones compartida; aunque también aporta un nuevo algoritmo de ayuda para la evaluación de alternativas, entre otras novedades.