“Los tratamientos han avanzado mucho, prolongando la supervivencia, y eso significa que un paciente puede tener problemas y síntomas que hay que controlar durante bastante tiempo”, justifica el coordinador del Curso Internacional de Expertos en Control de Síntomas (CIES), Javier Rocafort.

“Todo ello requiere un tratamiento adecuado de tipo paliativo”, explica; por eso el curso “tiene un marcado carácter teórico-práctico a través de Meet the expert, revisiones sistemáticas, conferencias y debates”. En este sentido, dice, el encuentro permite “intercambiar opiniones con los docentes de manera muy activa y constante”, augura el experto.

Para ello, se ha contado con la presencia de “6 grandes expertos, de 3 nacionalidades distintas que ahondarán en el tratamiento de algunos de los síntomas más complejos de tratar en las enfermedades en fase avanzada, como es el caso de la disnea”, asegura.

Según los estudios, además de las dificultades respiratorias, los síntomas más frecuentes en este tipo de pacientes son la confusión, que afecta al 55%, los estertores, que padecen el 45% de los enfermos, la agitación, que se produce en un 43% y, en la última semana de vida, el delirio, cuya prevalencia puede llegar al 27%.