Tal como publica el Acta Otorrinolaringológica Española, el equipo de investigación dirigido por Xabier Altuna, analizó los casos de todos los pacientes diagnosticados de fístulas de LCR por dehiscencias espontáneas óseas del tegmen, intervenidos en el centro mediante FCM entre el año 2009 y 2014.

En los 13 sujetos investigados, la patología había dado origen a hipoacusia de transmisión, susceptible de derivar en meningitis u otras complicaciones intracraneales. A todos ellos se les practicó un cierre multicapa que abarcó el tejido muscular, la fascia temporal y el hueso cortical.

Tras intervenir el defecto, los especialistas realizaron un seguimiento a los pacientes de 14 meses de duración. Durante el mismo, solo uno de los pacientes experimentó problemas en el cierre de la fístula y requirió una reintervención, asegura Altuna en el estudio.

La técnica empleada no produjo, en ningún caso, complicaciones intra o postoperatorias y, a excepción del paciente reintervenido, las audiometrías mostraron valores normalizados.

Por todo ello, Altuna y su equipo han concluido que “el abordaje por FCM y cierre en multicapa es una técnica adecuada y eficaz”. Además, defienden, “consigue el cierre de la comunicación, el re-establecimiento de la audición”.