La investigación incluyó a 100 adultos de entre 80 y 99 años con pérdida auditiva. Los 34 adultos que utilizaban audífono con regularidad registraron mejores puntuaciones en la evaluación de su función mental que los que no utilizaban este dispositivo.

“Sabemos que los audífonos pueden ayudar a los mayores con pérdida auditiva a mantenerse socialmente conectados, ya que ofrecen un importante puente al mundo exterior”, ha explicado Anil Lalwani, profesor de Otorrinolaringología del Centro Médico de la Universidad de Columbia.

Asimismo, los investigadores hallaron que la función mental se vinculaba de forma directa con la capacidad auditiva en los que no utilizaban audífono. “Nuestro estudio sugiere que un audífono puede ser una forma sencilla de prevenir o frenar el desarrollo de la demencia a mantener a los mayores involucrados en la conversación y en la comunicación”, ha explicado Lalwani.

Tal y como recoge Medline Plus, más del 50% de las personas mayores de 75 años tienen pérdida auditiva. Sin embargo, menos del 15% de los que tienen pérdida auditiva usan un audífono. Investigaciones previas muestran que las personas mayores con pérdida auditiva tienen más predisposición a morir por caídas, al aislamiento social y de demencia, en comparación con las que no sufren pérdida de audición.