Los pacientes con cáncer de cabeza y cuello del Hospital Reina Sofía de Andalucía contarán con técnicas más avanzadas para facilitar su abordaje, pronóstico y calidad de vida. Las mejoras suelen relacionarse con técnicas quirúrgicas más precisas y seguras y tratamientos que provoquen menor morbilidad. En el Comité de Cáncer de Cabeza y Cuello, los expertos analizan los mejores tratamientos para cada paciente en función de su estadio y la localización del tumor.

Así, los especialistas eligen entre cirugía, radioterapia o quimioterapia. En general, la tasa de curación de la enfermedad se aproxima al 75-90% cuando se diagnostica en estadios iniciales y del 40-50% en fases avanzadas de la enfermedad. María Ángeles Luna, la directora gerente del hospital, ha resaltado la importancia de la detección precoz del cáncer de cabeza y cuello en una rueda de prensa convocada con motivo del Día Mundial contra el Cáncer.

“Ya que el diagnóstico en estadios tempranos de la enfermedad es fundamental porque se incrementan, considerablemente, las tasas de curación, disminuye la morbilidad asociada a una gran resección quirúrgica y se incrementan las oportunidades de sobrevivir con mejor calidad de vida de los pacientes”, ha explicado Luna.

Valle García, directora de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Oral y Maxilofacial del hospital, ha indicado que, aunque el cáncer es un problema de salud pública, la mortalidad ha disminuido gracias a las nuevas técnicas y tratamientos. Alicia Dean, responsable del Comité de Cáncer de Cabeza y Cuello, ha informado de que estas nuevas técnicas de cirugía maxilofacial permiten reconstrucciones de la mandíbula o del maxilar para recuperar la funcionalidad de los órganos resecados y la estética del rostro.

Los especialistas de la Unidad de Otorrinolaringología también han destacado los avances en el cáncer de cabeza y cuello, en concreto “la cirugía endoscópica transoral ultrasónica (TOUSS) ha supuesto una revolución en las intervenciones quirúrgicas” de este tipo de patologías oncológicas. Así lo ha asegurado José Gutiérrez, especialista de Otorrinolaringología, quien ha indicado que esta técnica se utiliza para tratar lesiones benignas y que, más adelante, se extrapolará al cáncer de cabeza y cuello.