El estudio, publicado en Jama Network, comparó 5 audífonos de venta libre, cuyo coste oscilaba entre los 30 y los 350 dólares, con el dispositivo estándar del seguro, con un coste de 1.910 dólares. Todos los dispositivos fueron probados por pacientes con pérdida auditiva de leve a moderada y una edad media de 72 años.

Los investigadores hallaron que, en 3 de los audífonos sin receta, la precisión de la comprensión del habla era similar a la obtenida mediante el dispositivo oficial; otro de los audífonos de bajo coste obtuvo peores resultados y, otro más, llegó a superar al audífono más caro.

Teniendo en cuenta que hasta un 20% de los adultos estadounidenses con pérdida auditiva no utiliza audífonos, probablemente,por su coste, los investigadores consideran que “los resultados respaldan las iniciativas que piden a la Food and Drug Administration una nueva clasificación regulatoria de los audífonos de bajo coste”.