El implante coclear puede frenar la demencia en mayores con sordera profunda.

El implante coclear precoz para tratar la sordera profunda frena el deterioro cognitivo en mayores. Así lo asegura la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), que recuerda que cada vez existen más pruebas de la relación entre demencia y sordera. Combatir la segunda puede impedir el avance de la primera, aseguran en un comunicado.

Según recoge la agencia EFE, la citada relación ha llevado a analizar el impacto del implante coclear como tratamiento precoz. “Se ha estudiado la efectividad que pueden tener los implantes cocleares para frenar el deterioro cognitivo”, apunta Luis Lassaletta, presidente de la Comisión de Otología de la SEORL-CCC.

En ese sentido, un estudio reciente concluye que el implante coclear no solo mejora el desempeño auditivo de los mayores. Asimismo, las personas afectadas de sordera profunda obtienen beneficios en su inserción social y su calidad de vida. De esta forma, el implante coclear:

  1. Aumenta el sentido de seguridad.
  2. Cambia la perspectiva vital.
  3. Ayuda a recuperar la autoconfianza y la autoestima.
  4. Permite comunicar e interactuar.
  5. Facilita el rescate de nuevos proyectos.
  6. Permite disfrutar de la música.
  7. Lleva a las personas a hacer planes de futuro.

A pesar de esos buenos resultados, muchas personas siguen sufriendo los síntomas de la sordera. Según Lassaletta, todavía los adultos, sobre todo de edad avanzada, y también las familias, se muestran reacios a buscar soluciones para la sordera profunda. Una de esas soluciones es el implante coclear.

Qué es un implante coclear

Tal y como explica la SEORL-CCC, el implante coclear es un dispositivo electrónico que se acopla quirúrgicamente. Su objetivo es “transmitir a la cóclea las señales eléctricas y desencadenar así una sensación sonora”, de acuerdo con María José Lavilla, presidenta de la Comisión de Audiología. Su colocación es una cirugía sencilla que permite recuperar la audición.